Alguna pregunta? Póngase en contacto

www.alianzasierramadre.org

+52 (614) 410 55 51

Coloradas de la Virgen es una comunidad indígena rarámuri en donde también viven algunas familias ódami. La comunidad, o pueblo, mantiene la forma de ocupación territorial que siempre ha tenido desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, documentalmente está dividida en dos núcleos agrarios, un ejido y una comunidad agraria: el Ejido Coloradas y la Comunidad Agraria Las Coloradas, ambos creados por medio de resoluciones presidenciales. La voluntad de la comunidad indígena siempre ha sido que todo el territorio fuera una sola cosa, pero intereses ajenos a los suyos no permitieron que así lo sea.

Según censo realizado en 2008, la comunidad indígena está conformada por más de 700 personas que viven a lo largo y ancho de su territorio. La comunidad indígena es el asentamiento más antiguo y por ende sus integrantes se adscriben todo el territorio que comprende tanto el ejido como la comunidad agraria. La comunidad indígena no cuenta, por supuesto, con resolución presidencial alguna. Sin embargo, en términos de la jurisprudencia consolidada por la Suprema Corte de Justicia, se trata de una comunidad indígena de hecho y por lo tanto posee personalidad y capacidad jurídica.

Antecedentes Históricos

De los años treinta a los años setenta: la conformación de los núcleos agrarios. En 1934 un grupo de indígenas rarámuri de la comunidad de Coloradas de la Virgen solicito a las autoridades agrarias la dotación de tierras para la creación del Ejido Coloradas.  El 6 de agosto de 1952 el ejido fue dotado de tierras por medio de una resolución presidencial. En 1967 se ejecutó la resolución y se entregaron aproximadamente 23,000 hectáreas a los solicitantes que para entonces vivían. La mayoría ya había fallecido.

Por otra parte, en los años cuarenta, más de 400 indígenas posesionarios de la comunidad indígena Coloradas de la Virgen habían iniciado el trámite de Reconocimiento y Titulación de sus bienes comunales (en la forma de una comunidad agraria). La resolución presidencial que se dictó en los años setenta reconoció dicha  posesión y otorgó el título de comuneros a los solicitantes, creándose así la comunidad agraria Las Coloradas. La comunidad comprende aproximadamente 25,000 hectáreas de tierras en los barrancos que rodean la cumbre, por lo tanto, con una mínima parte de bosque.

Los fraudes de los años 90 y 2000

Hasta 1991 la comunidad indígena detentaba la posesión de sus tierras, el título del ejido y de la comunidad, siendo algunos comuneros y otros ejidatarios, pero viviendo indistintamente en el área de uno u otro núcleo agrario. Ocurre que en el área del ejido se concentraba la riqueza natural: bosques viejos de pino y encino que nunca habían sido talados.

Para 1991 en el ejido Coloradas, solo quedaban vivos tres ejidatarios de los originalmente censados. Debido a la distancia de la ciudad y a la falta de conocimiento sobre la legislación agraria, los habitantes indígenas de Coloradas de la Virgen nunca regularizaron las cuestiones sucesorias de los ejidatarios finados. Ello dio lugar a que la Secretaria de la Reforma Agraria iniciara un  proceso de depuración censal en el ejido, proceso que a todas luces fue un fraude enorme avalado por la Comisión Agraria Mixta en el Estado. En lugar de reconocer los derechos de los sucesores de los ejidatarios originales, la Comisión avaló el proceso fraudulento que en seguida se describe.

Solo quedaban tres ejidatarios vivos y eran necesarios, por ley, cuando menos  nueve para que se pudiera celebrar una asamblea de privación de derechos. El problema fue contornado con una falsificación: en el acta de depuración censal de 1991 aparecen las firmas de seis ejidatarios que para entonces ya habían muerto. En la misma acta se reconocieron a 90 nuevos ejidatarios, muchos de ellos de la familia Fontes. Curiosamente no se reconoció o incluyo a ningún rarámuri posesionario como ejidatario. Tampoco se reconocieron los derechos de los sucesores de los ejidatarios originales.

De esta forma y a partir de entonces los Fontes se hicieron ejidatarios y tomaron el control del ejido Coloradas. Es importante recalcar que los Fontes no viven y nunca han vivido en Coloradas de la Virgen. Nunca han tenido la posesión de las  tierras, ni siquiera cuando se inició la solicitud de dotación de ejido, ni cuando se ejecutó la resolución presidencial.

En lugar de privar de sus derechos a los ejidatarios ya fallecidos, la Comisión Agraria Mixta debió haber iniciado, como lo marca la ley, los juicios sucesorios en favor de los familiares de los ejidatarios finados. Los familiares de los ejidatarios  que fueron privados de sus derechos siguen viviendo y conservando sus posesiones hasta la fecha.

Más recientemente, según relatan los miembros de la comunidad indígena, se les engañó e hizo creer que con los trabajos del PROCEDE desaparecería el ejido Coloradas y solo quedaría la Comunidad Indígena Coloradas de la Virgen. Con este engaño se buscaba que losrarámuri no se opusieran a la certificación del ejido Coloradas. En el año 2000 el fraude se terminó de consumar. En las actas del PROCEDE está documentado que 21 ejidatarios fallecidos se “hicieron presentes” y más de veinte ausentes del ejido también “comparecieron”, como consta en el documento levantado en esa asamblea. De esa manera se dejaron definitivamente fuera del ejido Coloradas a los auténticos sucesores de los rarámuri que inicialmente solicitaron la titulación de sus tierras.

Una vez más los indígenas de Coloradas de la Virgen fueron defraudados por las autoridades y relegados a las tierras de menor calidad, donde solo hay barrancos y una mínima superficie de bosque. Las tierras de sus padres y abuelos quedaron en manos de extraños.

La Primera Demanda de Nulidad

Asesorados por la Procuraduría Agraria, en 2003, los sucesores de los ejidatarios ilegalmente privados de sus derechos ingresaron con demanda en que pedían la nulidad de todos los actos fraudulentos del 1992 y el regreso al status quo ante. Perdieron la demanda, no en el fondo, sino por una cuestión procesal, por lo que  tuvieron que reiniciarla en el 2006 (juicio agrario 630/06).

Situación Actual

Con fecha 22 de marzo de 2007, el ejido Coloradas obtuvo de la Delegación de SEMARNAT en el Estado, autorización  para el aprovechamiento forestal. De acuerdo al plan de manejo el aprovechamiento está programado hasta el año 2021 y comprende 10,673-00-00  hectáreas de superficie aprovechable del total de 25,957-90-67 hectáreas del ejido.

El permiso fue otorgado aun y cuando se había radicado en el año anterior, ante el Tribunal Unitario Agrario Distrito 5, el juicio agrario 630/06 en contra del ejido Coloradas. El permiso otorgado por SEMARNAT en estas circunstancias es completamente ilegal en tanto que contraviene lo dispuesto por el artículo 65 de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, que impide a la SEMARNAT otorgar permisos forestales cuando existe conflicto agrario radicado ante autoridad competente.

Por todo lo anterior, las autoridades gubernamentales, tales como la Delegación de la SEMARNAT, pretenden ignorar que los ejidatarios de Coloradas en realidad no detentan la posesión del bosque. Pretenden ignorar que ahí viven más de 700 indígenas que dependen de ese bosque para su alimentación, medicina y agua, en fin, para su vida. Son ellos los que viven ahí, siembran, hacen yúmari y danzan.

Por lo mismo, de acuerdo al artículo 72 de la Ley Forestal y al artículo 6º del Convenio 169 de la OIT, el permiso de aprovechamiento forestal no podía haber sido otorgado sin el consentimiento libre, previo e informado de la comunidad indígena que detenta la posesión de esas tierras desde tiempos inmemoriales.

El otorgamiento del permiso también viola al artículo 2º, VI, de la Constitución Política Mexicana, mismo que otorga a los pueblos indígenas el acceso preferente a los recursos naturales de las tierras que tradicionalmente han ocupado. Este derecho ya fue reconocido por la vía judicial en otros casos.

En consecuencia, los indígenas de Coloradas de la Virgen siguen en la búsqueda de una decisión judicial que anule la serie de fraudes de que fueron víctimas y que  reconozca su derecho a los territorios que heredaron de sus antepasados y que les corresponden.



Medios de comunicación social

Comunicación en medios

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomVision.Com

Alianza Sierra Madre, A.C.

  Telefono: +52 (614) 410 55 51

  e-mail: contacto@alianzasierramadre.org

  o completa nuestro Formulario en la seccion Contacto

Galeria fotografica

Boletin de prensa